preloader
Desplazar al Inicio

Cerveza para reconstruir la Basílica de San Benito


Cervecera de Canarias - julio 19, 2017


Leffe, la cerveza belga de abadía creada hace más de 770 años (data de 1240) y gracias al compromiso de un grupo de monjes norbertinos, ha presentado recientemente la botella #leffepernorcia, una edición limitada para Italia de Leffe Blonde. Todas las ganancias de su venta irán destinadas a ayudar a los monjes benedictinos de Norcia para construir un templo en San Benedetto in Monte, a las afueras de esta ciudad que quedó seriamente dañada tras los terremotos acontecidos en 2016. La iglesia estará construida a prueba de terremotos y será accesible para todos los ciudadanos de Norcia, donde los monjes celebrarán misas y darán continuidad a la destacada labor de solidaridad que llevan a cabo en la zona.

El proyecto fue concebido como un acto de solidaridad hacia la comunidad golpeada por el terremoto, pero también como un signo de la afinidad entre ambas órdenes, conectadas no sólo por la práctica religiosa, sino también por el interés compartido en la cerveza. Los monjes belgas están de hecho aún involucrados en la toma de decisiones relacionadas con la calidad de la marca Leffe, mientras que los monjes de Norcia elaboran también una pequeña producción de cerveza de abadía, Nursia.

“La relación entre nosotros y la comunidad  es realmente fuerte”, dijo el padre Benedetto Nivakoff, prior de la Orden de los Benedictinos de Norcia. “La gente de Norcia nos ha visto trabajar día tras día para construir con ellos nuestra vida monástica y nuestra rutina diaria, también para mantener la producción de la cerveza Nursia. La ayuda de Leffe para construir la capilla in San Benedetto in Monte es un paso muy importante, porque es un signo de esperanza en el futuro”.

Antes del terremoto, los monjes benedictinos vivían en el centro de la ciudad, en el histórico monasterio fundado,  según la tradición, en el lugar de nacimiento de san Benedetto y santa Escolástica. Una pequeña comunidad de monjes de origen internacional, compuesta por 15 jóvenes monjes, solía vivir en él.  Debido a los daños del monasterio de la ciudad, el grupo se vio forzado a trasladarse al monasterio de san Benedetto in Monte.

Existe la esperanza en la comunidad de que la futura basílica sea reabierta en el centro de la ciudad por el papel que representa para la cultura y herencia de la región.

Publicaciones relacionadas