preloader
Desplazar al Inicio

Cómo maridar con cerveza (Parte I)


Cervecera de Canarias - marzo 30, 2016


La cerveza se ha convertido en los últimos años en un producto con un papel muy activo a la hora de acompañar los principales platos de la oferta gastronómica. La evolución hacia una cocina más cuidada y elaborada ha permitido la introducción de la cerveza como un elemento importante que contribuye a potenciar posibles maridajes, que consisten en saber combinar de forma adecuada un buen plato y la bebida para elevar una receta a su máxima potencia.

Los expertos valoran cada vez más las cualidades de la cerveza como complemento perfecto para realzar el sabor de ciertos platos. Por esa razón, cada día se utilizan más en la cocina y, aunque en el maridaje no hay reglas científicas, existen una serie de elementos que contribuyen a saber elegir la cerveza ideal para diferentes platos:

Los ácidos

Aquí la cerveza encuentra un campo de oportunidad frente al vino. Esta combina muy bien con los escabeches, tanto en el terreno de las carnes como de los pescados. Esto se debe a la fuerza ácida del vinagre, que encuentra en la cerveza el equilibrio perfecto.

También combina estupendamente con los platos en los que abunde el tomate: pistos, guisos, cazuelas, pan con tomate….

Muchas verduras que son incompatibles con el vino por su acidez se llevan de maravilla con la bebida de cebada, de manera que se pueden hacer tantos maridajes como combinaciones de platos de verdura.

Igualmente, los platos que se aliñen con mostaza combinan con gran armonía con la cerveza.

Los picantes y muy especiados

La cerveza alivia la sensación que producen los platos picantes y muy especiados, con su contrapunto refrescante. Es ideal para apagar el fuego encendido por guindillas, chiles y pimientas. Si añadimos que suaviza la intensidad del cilantro y el jengibre, se convertirá en nuestra mejor acompañante para explorar la cocina mexicana.

Pocas bebidas alcohólicas aguantan la agresividad del ajo y el pimentón. Sin embargo, la cerveza destaca, precisamente, por ser buena compañera de estos ingredientes.

Los platos agridulces

La cocina oriental se alía perfectamente con la cerveza gracias a las salsas que frecuentan sus platos (sushi, sashimi), en los que abunda la soja y la salsa wasabi picante.

También las mostazas y salsas con tomate combinan bien por su sabor intenso. Por eso, la hamburguesa con una birra es todo un clásico.

Ahumados y marinados

La cerveza le baja los humos a carnes y pescados tratados con este método, tanto embutidos como salchichas y pescados ahumados. Además, destaca como compañera de los pescados marinados por el contrapunto de su sabor.

Las brasas

Los sabores tostados de las carnes a la plancha armonizan perfectamente con las cervezas de cuerpo medio.

 

No te pierdas, en unos días, la segunda parte de Cómo maridar con cerveza para completar una variada oferta gastronómica con la que disfrutar de nuevas sensaciones con tu bebida favorita.

*Más información en www.cervecear.com

Publicaciones relacionadas