preloader
Desplazar al Inicio

Que no te engañen: los mitos sobre cerveza más extendidos


Cervecera de Canarias - mayo 25, 2022


¿Te sigues creyendo todo lo que oyes por ahí? Que no te engañen porque en la red circulan infinidad de mitos sobre nuestra bebida favorita: la cerveza. Te desmontamos algunos de ellos para que no te tomen el pelo. 

En alguna ocasión habrás oído hablar, por ejemplo, de que la cerveza negra tiene una mayor concentración de alcohol. Esto no es cierto. Sí que existen algunas variedades de cerveza negra con más concentración alcohólica pero no es una norma universal, también hay otras cervezas claras que presentan un mayor grado.

Otra de las cosas que habrás escuchado, si no vives en Bélgica o en algún otro país de Europa del Norte, es que la cerveza se toma fría. Pues bien, esto también es falso. En España es muy extraño encontrar algún lugar en el que se sirva caliente, y en Canarias es mucho más raro aún. Sin embargo, en otros países menos cálidos ocurre todo lo contrario. En esto también influye la variedad de cerveza, ya que hay ciertos tipos que suelen servirse calientes para evitar que pierdan los matices de su sabor. 

Y seguro que hay personas que piensan que la cerveza embotellada es de mejor calidad que la que se vende en lata. Sentimos comunicarles que esto también es falso. De hecho, el envase en lata conserva la cerveza mucho mejor, dado que se trata de un recipiente opaco que brinda una mejor protección. 

Otro de los muchos mitos que se escuchan a menudo es que las cervezas 0.0 tienen siempre una mínima cantidad de alcohol. No es cierto. También podemos disfrutar de una buena cerveza, bien fresquita, con el sabor de siempre y sin preocuparte de nada, como la Tropical 0.0.

Y, para concluir, otra típica frase: ‘¡La caña, mejor sin espuma!’ Otra afirmación falsa. Más allá de los gustos de cada persona, en los que no nos vamos a meter para no herir la sensibilidad de nadie, hay que decir que la espuma, además de dibujarnos un bigotillo cuando nos apresuramos a beber, también retiene los aromas de la cerveza en el vaso, por lo que ayuda a que se conserve todo su sabor. 
¿Y tú? ¿Conoces algún otro mito que quieras compartir? Te leemos en nuestras redes sociales.

Publicaciones relacionadas