preloader
Desplazar al Inicio

El arte de servir una cerveza


Cervecera de Canarias - febrero 29, 2016


Para saborear y disfrutar de una cerveza en toda su plenitud es muy importante saber servirla o, más bien,  saber “tirar” una cerveza, todo un arte que es sinónimo de calidad profesional.

La respuesta es muy simple: con uno o dos dedos de espuma. La espuma protege al líquido y evita que éste se oxide ayudando además a retener y resaltar los aromas y el gusto algo que, antiguamente, se conseguía utilizando unas tapas que tenían las jarras.

La espuma es una buena señal de que la cerveza está bien estabilizada y cuyo proceso de fermentación se ha completado correctamente. La espuma ideal debe ser brillante y permanecer en el tiempo antes de desvanecerse y debe dejar también su huella en forma de aros en las paredes del recipiente, para lo cual éste debe estar correctamente limpio: sin restos de grasa ni detergente.

Por esa razón, la forma de tirar la cerveza y, por tanto, de formar espuma es muy importante.

Una cerveza de fermentación baja bien “tirada”, como las rubias pilsen, las más populares en España, debe presentar una buena capa de espuma compacta, blanca, densa y cremosa. Debemos tener cuidado introduciendo el grifo o el cuello de la botella cerca de una de las paredes laterales de la copa que debemos inclinar ligeramente (unos 45º).

De esta forma se consigue que la cerveza se bata suavemente en el fondo del recipiente. Cuando el líquido y la espuma alcanzan el borde de la copa es conveniente parar un momento para que la espuma descienda ligeramente y a continuación volver a verter la cerveza hasta que se llene el recipiente. Es importante también controlar que la copa no se desborde, evitar que la cerveza se derrame por fuera de la copa.

Para las pilsen, así como otras lager, las mejores copas son aquellas con bocas más cerradas. También se pueden disfrutar plenamente servidas en vasos pequeños adaptados para servir cañas como los que se ven en prácticamente todos los establecimientos de España.

Para las cervezas de fermentación alta y las lambic, en cambio, son más apropiadas las copas más grandes y con bocas más abiertas.

¿No te apetece ahora mismo una caña? 😉

*Más información en www.cervecear.com

Publicaciones relacionadas