preloader
Desplazar al Inicio

La cerveza se convierte en la anfitriona de la mesa


Cervecera de Canarias - febrero 5, 2015


La cerveza se ha convertido en los últimos años en un producto que juega cada vez más un papel activo a la hora de acompañar los principales platos de la oferta gastronómica de las islas. De hecho, las propias características organolépticas de esta bebida, unidas a su precio asequible, la convierten en una de las opciones más demandadas en los establecimientos hosteleros canarios, en los que estamos desarrollando, precisamente, una importante acción de cara a dar a conocer todas las posibilidades de maridaje que ofrece la cerveza.

De esta manera, seguimos apoyando a un sector que cumple un papel clave en la economía de las islas; trabajando por ofrecer una oferta atractiva y asequible al consumidor que le permita descubrir nuevas posibilidades gastronómicas que sirvan como elemento dinamizador del sector. Un claro ejemplo se encuentra en la apuesta por la expansión de la cultura del maridaje de la cerveza con algunos de los principales platos que conforman la gastronomía canaria, una tendencia que, según Carmen Dolores Herrera, nuestra responsable del Panel de Degustación, no solo está en alza, sino que cada vez cobra más adeptos por las amplias posibilidades que ofrece.

Asimismo, la experta catadora recuerda que el amplio elenco de cervezas existente permite que se puedan realizar maridajes con los platos más variados, cosa que “facilita que el consumidor pueda optar por una Dorada sin alcohol para acompañar postres, elegir una Dorada Pilsen para combinar con platos más ácidos, como ensaladas, pescados o hamburguesas, o decantarse por Dorada Especial para aquellos platos más elaborados o con mayor aporte de grasa, como queso, jamón, carnes grasas e incluso marisco”.

x

Imagen3

En este sentido, Dorada Especial se ha convertido en la bebida gourmet por sus propias características de aroma y sabor intenso y fruto de su propio proceso de elaboración: con una mayor concentración de lúpulo y malta, un periodo extra de maduración (un 30% más de tiempo que otras cervezas) y una concentración de alcohol más elevada. Estos factores la convierten en una cerveza idónea para maridar, sobre todo, con platos de intensos sabores como pueden ser carnes, pescados, quesos y ahumados, entre otros.

x

x

x

x

x

Publicaciones relacionadas